«

»

Jun 01

La razón de la Magia. Ensayo escrito por Arghuicha, Taniquetil y Astralaya ©, traducción y adaptación Enkidu. Sacred Well – Tradición GREENCRAFT 1 Parte

Iniciamos la publicación de un ensayo sobre la razón de la magia. Será publicado en varias veces debido a su extensión, espero que lo disfrutéis

Las razones del concepto de la magia en la Wicca : introducción.

La Wicca, tal y como fue desarrollada por Gerald Gardner y Alex Sanders, toma mucho de la tradición de la Golden Dawn, de Aleister Crowley, de la Kabbala y de los magos ceremoniales del siglo XIX. Esto puede ser demostrado fácilmente a partir de los textos de los libros de las sombras Gardneriano y Alejandrino.

A la Wicca también se la considera como la continuación de una tradición religiosa pagana que habría sobrevivido a través de las edades oscuras, sobre todo, en particular, en los campos. Así pues, la wicca provendría, teóricamente al menos, de las tradiciones de curanderos y brujos del ámbito rural.

Estas dos razones, completamente diferentes, tienden a hacer una distinción entre lo que frecuentemente se llama magia ceremonial o alta magia y baja magia o magia natural. Estos epítetos tradicionales son bastante inapropiados. La magia ceremonial remite a cualquier cosa “superior” por la única razón que las personas que la practicaban tenían un status social más elevado en cierta época que aquellos implicados en la “baja magia”.

 

 

  1. Los orígenes de la Magia Ceremonial: Neo-Platonismo y Magos del Renacimiento.

La concepción del mundo de un mago ceremonial en el Renacimiento o en el Siglo de la Luces, proviene en gran medida de Platón (428-348 A.C.) e del Neo-Platonismo, desarrollado como tal por Plotino (205-270 D.C.). Esta concepción del mundo no era diferente de la iglesia católica, substancialmente. Era muy patriarcal y únicamente el “sentido común” o la razón/intelecto es lo que forma la imagen de lo divino, el “logos” o Dios. La misión principal del mago (masculino) es la de liberarse de sus impulsos instintivos (el neoplatonismo está

renacimiento

fuertemente influenciado por los principios estoicos) y de los sentimientos. La iglesia católica ha desarrollado una rica jerarquía de “ángeles” y de “demonios”, además, el significado de estos nombres ha sufrido una serie de transformaciones. En el origen, la palabra griega “angelos” significaba mensajero y la palabra “daimon/daimonios” se refería a un espíritu más elevado. Sin embargo, en el contexto católico, el nombre “ángel” fue otorgado a estos espíritus más altos y, por tanto, “leales” hacia Dios, por ende, “buenos”, mientras que los “demonios” habían renegado de él y fueron, de esta forma, “malos”. En un sentido, estos demonios se convirtieron en la personificación de las necesidades instintivas maléficas que el mago debía “dominar”.

Nota :

Si devolvemos al nombre “angelos” su significado primitivo de “energía mensajera” (en cualquier caso de la misma forma que el concepto de “artículas mensajeras” según ciertas fuerzas en la mecánica cuántica), estos “ángeles” pueden ser usados en un contexto pagano y Wicca. De esta forma, se puede ver a “Micael”, el “ángel” del Sol, como la “energía mensajera” del Sol.

Ejemplos en el seno de la Wicca tradicional Gardneriana y Alejandrina:

  • El agua y la Sal, que representan los elementos femeninos del Agua y la Tierra, deben ser purificados/consagrados, mientras que los elementos masculinos deñ Aire (Intelecto) y del Fuego (la Fuerza vital) son considerados suficientemente puros/sagrados por si mismos.
  • La marcada acentuación de los elementos masculinos (la Espada, el cuchillo de mango blanco, el cuchillo de mango negro, la vara mágica) durante la presentación de las Herramientas al iniciado, mientras que el Pentáculo (la Tierra) solamente es mencionado y el Cáliz (el Agua) está completamente omitido del Libro de Sombras original.
  • La frase “dominar, someter y castigar todos los espíritus rebeldes y los demonios e incluso persuadir a los “ángeles” en el Libro de Sombras Gardneriano/Alejandrino.

Así pues, la forma como se ha llegado a esto, el procedimiento ritual, viene, en gran medida, del concepto legal romano de la relación entre los humanos y lo divino. En la religión del Estado romano, un ritual, si era ejecutado correctamente, vinculaba legalmente las dos partes, el estado, representado por el sacerdote, y la deidad. Si se sacrificaba a Júpiter un toro blanco como pago de un favor, había ciertos presagios que permitían concluir que se había aceptado el sacrificio. En ese caso, Júpiter debía, necesaria y legalmente, conceder ese favor. Si no lo hacía, un colegio de de sacerdotes debía examinar el por qué de que Júpiter se hubiera eximido de conceder el acuerdo. Debían encontrar que error había sido cometido durante el procedimiento ritual. Pudiera ser que el toro blanco estuviera marcado con algunas manchas negras o algunos otros defectos que hubieran escapado a la mirada de los sacerdotes que ejercían la función o que el sacerdote había farfullado o pronunciado defectuosamente una fórmula ritual etrusca.

 

demiurgo01[1]

De la misma forma, el mago del Renacimiento debía ser extremadamente prudente a la hora de plegar un demonio a su voluntad: el más ligero error procedimental podía ser fatal. Supongamos que el mago debe trazar un círculo de protección alrededor de sí mismo y un triángulo de ocre rojo en el exterior del círculo. En el interior del triángulo se traza el símbolo o sigilo de un determinado demonio. El mago, en seguridad dentro de su círculo protector, invoca al demonio en el triángulo con la ayuda de una fórmula mágica. ¿Qué es lo que puede salir mal? si hay un vacío ínfimo en el círculo de protección, un espacio tan pequeño entre el principio y el fin del trazado del círculo que resulta casi invisible, cualquier entidad hostil (otro demonio) puede entrar por ese hueco. Por supuesto, se aplica lo mismo al triángulo que debe contener al demonio que ha sido invocado.

images

Donde puede ser que el símbolo contenga algún error o incluso que sea un símbolo que atraiga a otro demonio mucho más poderoso, que deba ser contenido en otro lugar, pero no en un círculo. O bien la fórmula mágica contiene un error de pronunciación. Por otra parte, si el procedimiento ha sido ejecutado sin errores, el demonio deberá hacer necesariamente la voluntad del mago. Nuevamente, debe tenerse el mayor de los cuidados en el momento de formular lo que es su “voluntad”. La más ligera ambigüedad en la interpretación de los deseos del mago, puede llevarle a los resultados más siniestros. Un ejemplo clásico para nuestra época sería que un mago que estuviera parado pidiera “un trabajo”. El demonio correspondiente podría causar inmediatamente un torbellino proveyendo muchos más trabajos de los que el mago habría pedido.

Ejemplos en Wicca Gardneriana y Alejandrina :

  • En el trazado del círculo, se parte del norte y se llega de nuevo, añadiendo 90º más.
  • En el trazado de los pentagramas de invocación, se debe “repasar” sobre el primer trazo.

Fin..Primera parte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

A %d blogueros les gusta esto: